Introduce un término para la búsqueda

post

Las pymes y grandes empresas familiares de la Región de Murcia generan el 61% del empleo en el sector privado

Las pymes y grandes empresas familiares de la Región de Murcia generan el 61% del empleo en el sector privado

Las pymes y grandes empresas familiares de la Región de Murcia aportan en el sector privado el 61% del empleo y el 49% del Valor Añadido Bruto, según revela el estudio ‘Evolución de la empresa familiar en la Región de Murcia 2015-2017’, elaborado por la Cátedra de Empresa Familiar Mare Nostrum Universidad de Murcia-Universidad Politécnica de Cartagena, que apunta que estas cifras se incrementarían hasta el 85% y el 82%, respectivamente, si se incluyeran a las microempresas y a los autónomos.

En cuanto a la representatividad, las pymes y grandes empresas familiares suponen el 78% del tejido empresarial, porcentaje que asciende al 92% si se engloba a todas las empresas familiares sin distinción de tamaño.

La publicación, que cuenta con la colaboración de la Asociación Murciana de la Empresa Familiar (AMEFMUR), el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Bankia y Fundación Cajamurcia, ha sido realizada por Ángel Meroño (Universidad de Murcia) y Antonio Duréndez y Antonia Madrid (Universidad Politécnica de Cartagena), y fue presentada este lunes en el Centro Cultural Las Claras Cajamurcia.

El informe, que ha analizado durante tres años a unas 4.200 empresas familiares para conocer las tendencias del sector en cuanto a cambios de tamaño, propiedad y continuidad, concluye que estas empresas han mejorado sensiblemente su situación económico-financiera entre 2015 y 2017.

Una metodología que viene a confirmar que “las empresas familiares resultan fundamentales en nuestro sistema económico, siendo además la base para desarrollos empresariales de mayor envergadura”, según ha afirmado el coordinador del proyecto y director de la citada Cátedra, Ángel Meroño, quien ha destacado que “la disponibilidad de recursos a largo plazo marca la diferencia para sobrevivir, mientras que el aprovechamiento de los recursos propios -rentabilidad financiera- resulta fundamental para crecer”.

En 2013, la Cátedra participó en el desarrollo de la metodología base del primer estudio sobre la empresa familiar en España, que vio la luz en 2015 y que publicó el Instituto de la Empresa Familiar. En 2017 realizó un proyecto para la Región de Murcia a petición del Consejo Económico y Social, y ahora, en 2019, presenta este estudio que aporta una perspectiva novedosa al abordar específicamente los cambios en los tres apartados citados: tamaño, propiedad y continuidad.

Las conclusiones sobre la evolución en esos apartados reflejan, en primer lugar, que las empresas que reducen su tamaño pasando a ser microempresas son el 10,7% de las familiares y el 7,9% de las no familiares. Cabe destacar también que el 3,5% de las microempresas acaban convirtiéndose en pymes o grandes empresas familiares, siendo el 1,3% las que pasan a no familiares.

En cuanto a la continuidad, el texto recoge que la tasa de supervivencia de las empresas familiares durante el período estudiado asciende al 94,2%, medio punto superior a las empresas no familiares. Respecto a la propiedad, el estudio concluye que “es más frecuente que una empresa no familiar pase a ser familiar (5,6%) que una empresa familiar pase a ser no familiar (2%)”, matiza Meroño.

Foto: Ángel Meroño, de la Universidad de Murcia, coordinador de la publicación; Carlos Aguilera, director de Negocio de Empresas de Bankia en Región de Murcia y Comunidad Valenciana, y José María Tortosa, presidente de Amefmur.

Además del coordinador de la publicación, en la presentación han participado Carlos Aguilera, director de Negocio de Empresas de Bankia en Región de Murcia y Comunidad Valenciana; Olga García, directora corporativa de la Territorial de Bankia en Murcia y Alicante; Pascual Martínez, director de Fundación Cajamurcia; José María Tortosa, presidente de Amefmur, y dos de los autores del informe: Antonio Duréndez y Antonia Madrid, de la Universidad Politécnica de Cartagena.

Carlos Aguilera ha destacado la rigurosidad y excelencia del informe realizado, “una herramienta de gran utilidad para conocer con detalle la evolución de las empresas familiares y su aportación al sector empresarial murciano”. La colaboración de Bankia con en esta iniciativa “viene a reforzar nuestro apoyo a Amefmur y a la Cátedra de Empresa Familiar Mare Nostrum, dos instituciones que realizan un gran trabajo para mejorar la competitividad y la estrategia de este tipo de empresas”, ha añadido.

Olga García ha subrayado “el compromiso firme de Bankia con las empresas familiares murcianas, así como con el trabajo desarrollado por la Universidad de Murcia y de la Universidad Politécnica de Cartagena para estudiar y ayudar a mejorar a un tejido empresarial fundamental para la Región de Murcia”.

Por su parte, Pascual Martínez ha recordado que la Fundación Cajamurcia presta su apoyo a la Cátedra de Empresa Familiar Mare Nostrum desde su creación, en 2006, además de colaborar con Amefmur de forma continuada desde hace más de 15 años. “Con estas colaboraciones ponemos en práctica nuestro apoyo a la formación y la investigación en la Región, en este caso, buscando sinergias en los ámbitos de la universidad y de la empresa”, ha añadido.

Por último, José María Tortosa ha indicado que “los datos de este informe confirman que las empresas familiares son la base del desarrollo regional y ponen de manifiesto que nuestro colectivo es el que mayor esfuerzo realiza para continuar con sus proyectos empresariales, incluso a pesar de las circunstancias adversas. Esto demuestra un especial compromiso social con el mantenimiento del Estado de Bienestar, una gran vinculación con el territorio y la sostenibilidad del mismo”. Además, el presidente de Amefmur ha recordado que todos estos temas se debatirán en el próximo Congreso Nacional de la Empresa Familiar, que se va a celebrar en Murcia del 27 al 29 de octubre”.