Introduce un término para la búsqueda

Agenda

  • Este evento ha pasado.

La colección fotográfica de la familia Lusuriér

Actividades, Agenda fcajamurcia 0 267

Un proyecto de recuperación del patrimonio documental

El Laboratorio de Investigación Fotográfica de la Universidad de Murcia, LIFUM, se ha desarrollado atendiendo las necesidades formativas de la comunidad universitaria –en diferentes sectores del conocimiento–. Por esta razón apoya parte de su evolución en dos campos generales como son: la construcción de la historia de la fotografía y la conservación del patrimonio fotohistórico. Dos materias esenciales que permiten a este laboratorio introducirse en numerosas áreas del universo fotográfico, pues estas dos líneas globales plantean en su generalidad diferentes posibilidades para la instrucción de estudiantes de Historia del Arte y de Bellas Artes.

Así, se concibe como un espacio multifuncional que centra parte de sus actividades en el terreno de la docencia y en la introducción a la investigación, en torno a la fotografía. De este modo, y apoyándose en los pilares fundamentales de la universidad, ha construido una base adecuada para habilitar a futuros profesionales de este sector. Y lo ha conseguido efectuando un trabajo profundo con los alumnos tanto en el campo teórico como en el práctico, abordando con tal fórmula de fusión todos los conceptos competentes para el ámbito fotográfico. Como consecuencia de ello, el LIFUM se posiciona como un recurso de apoyo a los estudios oficiales, conformando desde 2012 una serie de actividades dinámicas, adecuadas y oportunas, con las que interviene en las siguientes docencias: en el Grado de Historia del Arte, mediante su asignatura Prácticum; en el Máster Universitario en Investigación y Gestión del Patrimonio Histórico-Artístico y Cultural, por medio de su asignatura Organización y Gestión de Bienes Muebles; y en el Programa de Doctorado en Historia, Geografía e Historia del Arte: Sociedad, Territorio y Patrimonio, facilitando a los doctorandos el contacto directo con originales fotohistóricos para su estudio.

Es dentro de esta estratégica estructurada desde donde nace este proyecto integral de recuperación, análisis, conservación y difusión de un fondo fotográfico familiar. Un estudio profesional y crítico que (como ya se ha apuntado) forma parte de los ensayos teórico-prácticos que desarrolla el LIFUM con los alumnos de cuarto del grado, máster y doctorado de Historia del Arte, potenciando las capacidades de estos y teniendo como objetivo final la puesta en valor social de la fotografía privada.

En este sentido, en septiembre de 2018 se programa el desarrollo de un proyecto tipo para la recuperación de un fondo familiar efectuado entre 1888 y 1904. Dicho acervo se compone (materialmente hablando) de 31 cajas de placas de vidrio de formato 9 x 12 cm, al gelatino bromuro, de las marcas comerciales Lumiére & Ses Fils, Plaques Louvre y Guilleminot & Cie. Un conjunto que aporta un total de 532 negativos de diferente naturaleza, en torno al concepto de álbum doméstico, abordándose en el mismo tres temáticas fundamentales como son: el retrato familiar como centro neurálgico; el paisaje en su universalidad y singularidad; y el reportaje documental de objetos o elementos privados. Se trata, por lo tanto, de un ejercicio que plantea con rigor una problemática actual –la cual se encuentra en pleno desarrollo teórico–, ya que con él se quiere evidenciar la indispensable necesidad de la salvaguarda (para el futuro) de archivos fotográficos alejados de las bellas artes, e incluso de la historia oficial, de los que no se tiene referencias ni fuentes que apoyen su contenido o valía; porque creemos, pese a ello, que son imprescindibles para la construcción de nuestra propia historia. Así pues, esta propuesta tiene como propósito insistir en la necesidad de recuperación, análisis y conservación de estos materiales, y en la puesta en valor de los mismos como fuente directa de caracteres antropológicos, históricos y, en ocasiones, plásticos.

En este contexto, y no teniendo información alguna sobre el origen y composición de estos documentos para poder comprenderlos, se toma como factor primario de conocimiento los propios negativos que conforman este conjunto, al igual que las cajas originales que lo contienen. Por lo tanto, son la iconografía fotografiada y los escritos que presentan los elementos contenedores las evidencias que nos ayudan a recomponer parte del argumento de este patrimonio. De esta forma, tras el proceso protocolario de conservación ejecutado por los alumnos de cuarto de grado (limpieza, digitalización, encapsulado y catalogación), se inicia un análisis pormenorizado de los objetos para su descodificación, el cual es efectuado en este caso con la colaboración de estudiantes del Máster Universitario en Investigación y Gestión del Patrimonio Histórico-Artístico y Cultural y del Programa de Doctorado en Historia, Geografía e Historia del Arte: Sociedad, Territorio y Patrimonio. De tal ejercicio se obtiene el conocimiento primario esencial para poder descifrar aspectos fundamentales de la historia de las personas, animales, paisajes naturales (o artificiales) y elementos en general representados. Un hecho que vuelve, aun en su simplicidad, a contextualizar este documento familiar pues con él se establece que se trata de un archivo doméstico que recoge una parte importante de la vida de los Lusuriér. Era este un núcleo compuesto por un matrimonio y dos hijos, que van a ser los protagonistas prioritarios de muchas de las composiciones efectuadas –a las que se suman lógicamente otros componentes de su entorno–. El productor (el posible fotógrafo) es el cabeza de familia del que se desconoce su oficio, pero sí se sabe que posee una alta situación económica y que demuestra un gusto por este nuevo procedimiento de representación, al tiempo que mantiene su afición por la pintura –un aspecto este último que va a ser evidente en parte de sus representaciones, sobre todo en su forma de encarar el paisaje y ciertas escenas recreadas del grupo–; dos vertientes plásticas en las que se va a retratar siempre como un ejecutante amateur.

Como punto final de este proyecto se propone la difusión de las imágenes mediante la exposición pública de una selección y su publicación en su correspondiente catálogo, dos actos abiertos con los que se exhibe su calidad histórica, cultural, social y plástica.

Laboratorio de Investigación Fotográfica de la Universidad de Murcia