Búsqueda global

Events

Velázquez y Juan de Córdoba

Fundación Cajamurcia 0 941

La Fundación Cajamurcia presenta la exposición Velázquez y Juan de Córdoba, organizada en colaboración con la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (RABASF) y comisariada por el catedrático José María Luzón, Académico de número y Bibliotecario de esta última institución.

La muestra ofrece la oportunidad de ver de cerca el único cuadro de Velázquez que se conserva en una colección pública en Roma, en la Pinacoteca de los Museos Capitolinos, donde habitualmente se expone en su sala principal, ocupando un lugar de honor junto a pinturas de Tiziano, Caravaggio y Rubens. De forma excepcional, el Retrato de Juan de Córdoba salió de su ‘hogar’ para exhibirse por primera vez en España hace unos meses, en una exposición celebrada en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid. Ahora, Murcia es la segunda ciudad española en la que se expone, en la sede de la Fundación Cajamurcia, con el aliciente añadido de que el cuadro se ha revalorizado recientemente al descubrirse, tras casi tres siglos de misterio, la identidad del retratado.

Este singular proyecto expositivo ha sido posible gracias a la estrecha y continua colaboración de las dos citadas entidades, a las que en esta ocasión se une la Pinacoteca Capitolina, que ha cedido la valiosa obra velazqueña, permitiendo así que los murcianos puedan conocer con más detalle la vinculación de Juan de Córdoba con la Región de Murcia, uno de los motivos principales por los que el retrato realizado por Velázquez se exhibe en el Centro Cultural Las Claras de la Fundación Cajamurcia.

Recientes estudios e investigaciones han sacado a la luz esa relación, basándose en pliegos oficiales que reflejan cómo, por designación del Papa Urbano VIII, en 1643 Juan de Córdoba fue nombrado canónigo del Cabildo de la Catedral de Murcia, puesto que ocuparía hasta 1646. Tres documentos expuestos, dos de ellos fechados en 1643 y el tercero en 1645, acreditan este hecho: el Auto de nombramiento y el Acta de toma de posesión, conservados en el Archivo de la Catedral de Murcia, y un protocolo notarial procedente del Archivo General de la Región de Murcia. A pesar del poco tiempo que el clérigo cordobés estuvo vinculado a la Catedral y a la Diócesis de Cartagena, su mención como canónigo sobrevivió de manera permanente en la inscripción funeraria que dedicó a su tío Juan Rubio de Herrera, fallecido en 1641, en la iglesia antigua de Santiago de los Españoles en Roma. Tal y como se puede comprobar en la fotografía de la lápida que se muestra en esta exposición, Juan de Córdoba se presentaba en el epitafio como “canónigo cartaginense y agente de negocios del reino de Nápoles ante la curia romana por designación real”, entre otros cargos.

Relación entre personaje y autor

Las investigaciones ofrecen también nuevos datos de los lazos comerciales y de amistad que unían al protagonista del retrato con el pintor sevillano. La historia se remonta a 1649, cuando Velázquez emprendió su segundo viaje a Italia por encargo de Felipe IV con la misión de conseguir pinturas y vaciados de las mejores esculturas clásicas para decorar el Real Alcázar de Madrid. Para llevar a cabo este trabajo, contó con la valiosa ayuda del clérigo Juan de Córdoba, agente curial del virreinato de Nápoles que manejaba una importante red de contactos heredada de su tío, Juan Rubio de Herrera. De Córdoba no solo le ayudó en sus pesquisas y ejerció de cicerone, sino que llegó a convertirse en la mano derecha de Velázquez, su amigo y confidente, jugando un importante papel en su vida que se prolongó más allá de la estancia del artista en Italia.

Horario
Lunes a sábado: 11 a 14 y 18:30 a 21 h.
Domingos: 11 a 14 h.
13 de septiembre, cerrado

Colabora
Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (rabasf.com)

Recepción de la obra (vídeo)

Catálogo de Velázquez en Italia
(cortesía de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando)