Introduce un término para la búsqueda

Agenda

XVI Premio de Fotografía Universidad de Murcia

Agenda, Cultura, Exposición, Premios fcajamurcia 0 98

“Soñar es quizá lo más necesario que existe, más necesario incluso que ver. Si un día me dijeran: estás obligado a elegir entre soñar y ver, yo elegiría sin duda soñar. Creo que con la imaginación y el sueño se soporta mejor la ceguera. Sin sueños, la vida no sería fácil”. Esta frase es del cineasta iraní Abbas Kierostami, un heredero de Roberto Rossellini. Al igual que el cine, la fotografía es el arte de la mirada, el cine la deja fluir, la fotografía la detiene.

La fase técnica en el proceso de obtención de una fotografía, lo mecánico de su procedimiento, es el motivo por el que desde sus orígenes ha existido una controversia sobre su consideración como arte. Como consecuencia de esta incomprensión del proceso fotográfico podemos observar dos opiniones: una, la negación de sus posibilidades artísticas, y otra, una valoración desmesurada del factor mecánico o del azar que este proceso conlleva, superando a cualquier otro factor creativo del artista.

A veces solemos confundir la imagen del fotógrafo con la realidad, o con la representación de la realidad aséptica y neutra. Esta opinión no es muy consistente ya que la fotografía además de alterar y reinterpretar el mundo en una perspectiva bidimensional (diferente a la que percibe el ojo humano), crea una imagen que el artista selecciona, una imagen subjetiva, y por ello podemos comparar a la fotografía con otros lenguajes plásticos como la pintura: es un medio de representación de la realidad con el que se puede crear una pieza artística y, por lo tanto, su rol de arte lo es tanto por el lenguaje utilizado como por la suma de todos esos factores y el fin para el que se realiza. Podríamos interpretarlo como la transmisión del diálogo entablado entre fotógrafo y el espacio que le rodea, a un tercero, al espectador.

El fotógrafo, como artista, debe elegir un tema, crear una composición en dos dimensiones y organizar cada uno de sus elementos tanto desde el punto de vista formal como conceptual. La peculiaridad que se manifiesta en este proceso es el modo instantáneo en que se realiza la acción, y, esta inmediatez, hace que el azar tenga un papel protagonista en su proceso, pero sin anular el diálogo creativo que hay en sí mismo; por ello, al igual que puede ocurrir en otras artes como la pintura, el azar controlado por un artista puede dar muy buenos resultados.

No deberíamos hacer distinción entre fotografía artística y pintura ya que su finalidad es la misma: ambas investigan en los métodos de la representación plástica con un resultado bidimensional, estableciendo una comunicación visual con el espectador. La distinción debería hacerse en todo caso entre fotografías artísticas y otro tipo de fotografías, como se hace también entre pintura artística y la que no lo es. Uno de los primeros que escribió sobre esta argumentación fue Walter Benjamin, cuyas ideas continúan teniendo vigencia y relevancia hoy día entre nuestros pensadores del arte. Fue especialmente en su ensayo “La obra de arte en la era de la reproducibilidad técnica” (1931), donde defiende a la fotografía y al cine como lenguajes artísticos.

Desde la universidad de Murcia y tras quince años de firme apuesta por el arte de la fotografía, seguimos además apostando por la cultura y por la investigación artística. Creemos firmemente en ella, apostando porque el Premio de Fotografía de la Universidad de Murcia continúe ayudando y sirva de trampolín a artistas que investigan con la imagen, que dan alas a su imaginación y, como nos recuerda Kierostami, nos permiten con su imaginación poder ver de verdad el mundo.

Francisco Caballero Cano