Introduce un término para la búsqueda

post

Ciclo de conferencias “La aventura de explorar”

Ciclo de conferencias “La aventura de explorar”

Durante hoy y mañana, 14 y 15 de marzo, a las 20:00 podremos disfrutar de este ciclo de conferencias coordinado por D. Miguel Ángel García Gallego, en el que descubriremos hoy miércoles “Alaska. La última frontera” y mañana jueves “La ascensión al Shisha Pangma, 8.027 m.”

El ciclo se desarrollará en el Aula de Cultura de Cajamurcia, en Gran Vía número 23, de Murcia.

A continuación os detallamos brevemente un poco las conferencias que componen este ciclo:

Miércoles 14 de marzo, a las 20:00.

Conferencia: “Alaska. La última frontera”.

Conferenciante: D. Miguel Ángel García Gallego.

“Alaska. La última frontera” reza una clásica frase grabada en las matrículas de los vehículos de ese legendario Estado de la Unión.

Situado en el extremo norte del Continente Americano, está separado por Rusia por las frías aguas del estrecho de Bering.

Alaska es un territorio tan bello y diverso como salvaje e inhóspito, que representa un destino ideal para los amantes de las actividades en uno de los espacios naturales más ricos y mejor conservados del Planeta.

A través de la reciente experiencia y actividades de un grupo de viajeros de la Región de Murcia, en aquella remota “frontera”, recordaremos su historia, geografía y extraordinaria Naturaleza.

Jueves 15 de marzo, a las 20:00.

Conferencia: “La ascensión al Shisha  Pangma, 8.027 m”.

Conferenciante: D. Juan Carlos García Gallego.

Juan Carlos García Gallego y Mateo Parra Hidalgo, ambos del Club Montañero de Murcia, nos presentan la ascensión al Shisha Pangma, montaña de más de 8.000 metros, localizada geográficamente en la meseta del Tíbet (Himalaya), cumpliendo la rareza de ser el único ocho mil que se eleva por entero en territorio chino. La ausencia de grandes cumbres a su alrededor hace que resalte majestuosamente sobre la inmensa planicie tibetana, de dónde procede su topónimo local como “la montaña que domina sus planicies” y “Trono de los dioses”. Pero también de este aislamiento derivan sus dos mayores dificultades, la extraordinaria fuerza del viento,  que llega a la montaña sin obstáculos, y ser, por lo mismo, la primera receptora de copiosas nevadas que dificultan enormemente la subida.  Los montañeros murcianos hicieron una ascensión elegante, sin emplear oxígeno artificial ni sherpas o porteadores de altura, y muy rápida, saltándose campos intermedios, siendo los únicos que atacaron la cima desde los 7.000 metros, sin montar el último campo de altura.